Artnexus Artnexus
     
     
 
 


Pruebas de resistencia No.1 y No.
 

 
Exposición Individual
María Fernanda Cardoso

ArtNexus #55 - Arte en Colombia #101
Ene - Mar 2005



Bogotá, Colombia
Institución:
Museos de Arte y Numismática del Banco de la República

María Clara Bernal


Pocos son los artistas que llegan a asistir a su propia retrospectiva y menor aún es el número de ellos que tienen la oportunidad de ver su obra en conjunto en una retrospectiva ¿a mitad de carrera¿, María Fernanda Cardoso es una de ellos. Con la curaduría de Carolina Ponce de León se inauguró el pasado 4 de agosto en las nuevas salas de exposición del Museo de Arte del Banco de la Republica en Bogotá la exposición María Fernanda Cardoso: inventario una muestra que se propuso reunir el trabajo de los últimos 20 años de esta artista colombiana radicada en Australia hace 10.
El recorrido por la exposición comienza con la obra Cementerio/jardín vertical, 1992, una instalación de flores de plástico blancas sobre el gran muro que da acceso a las salas y que recuerda la estética del ritual funerario en Colombia y, más específicamente, el Cementerio Central de Bogotá, introduciendo a la vez la tensión entre la fragilidad y la resistencia que va a caracterizar toda su obra. Esta obra da paso a Agua tejida, un penetrable fabricado con redes de estrellas de mar, obra con la que Cardoso representó a Colombia en la pasada Bienal de Venecia. En la sala, la muestra se atiene al formato de retrospectiva, haciendo un recorrido desde las obras tempranas hechas con anfibios disecados, pasando por el Circo de Pulgas Cardoso y terminando con una serie de cuadros-objeto realizados con estropajo.
Al lado de Doris Salcedo, María Fernanda Cardoso es una de las artistas colombianas con mayor proyección internacional. En su obra, la utilización de elementos simbólicos locales, como la alusión a las culturas precolombinas y a la violencia en Colombia, halla su contrapeso no sólo en la introducción de los lenguajes formales del modernismo internacional como el minimalismo o el Arte Povera sino en las preocupaciones recurrentes en la obra de Cardoso, como la tensión entre vida y muerte, la insistencia en el ritual o el interés por encontrar un orden personal en la naturaleza, todas ellas temáticas que pueden ser entendidas en otros contextos culturales.
Su cualidad de artista en constante transito ¿entre Colombia, San Francisco y Australia¿ ha dotado su obra de distintos niveles de significación. Una forma de abordar la obra de esta artista es a partir de la contraposición de cultura y naturaleza. Apropiándose del lenguaje impersonal y acontextual del minimalismo, Cardoso introduce la idea de repetición del modulo que proponía Sol LeWitt, pero en lugar del cubo como ¿forma base¿ para la repetición, Cardoso propone un elemento sacado de la naturaleza. A través de la geometrización de la naturaleza, la artista introduce el elemento rítmico con animales disecados y flores plásticas. En su obra Ranas danzantes (1990) una grupo de ranas disecadas con las patas y manos en ángulos rectos están ordenadas en forma de corona, dando la impresión de estar bailando en círculo una detrás de la otra. Al impacto visual de una obra hecha con materiales no convencionales y a la belleza de la obra como objeto se suman las implicaciones simbólicas. La utilización de un animal que en las culturas precolombinas representaba la fertilidad y que era utilizado para invocar las lluvias y la ubicación de estos animales en círculo le da al objeto un carácter ritual. En esta misma línea de pensamiento se ubica Corona para una princesa chibcha (1990), obra en la que una corona fabricada con lagartijas cuelga de un arco como si levitara sobre la cabeza de alguien ausente, y también hace alusión al ritual pero ya no solamente al ritual precolombino sino a la simbiosis de los rituales indígenas con los rituales católicos impuestos por los españoles durante la Conquista. Acá la corona de espinas ha sido reemplazada por la corona de animales y el mártir ya no es Cristo sino la cultura que estaba desapareciendo bajo el dominio español.
El tema del colonialismo vuelve a surgir con un matiz más contemporáneo en su obra dos años más tarde, con Pirañas (1992); en ésta, un cardumen amenazador de pirañas disecadas parecen nadar desde el fondo de la sala hacia el espectador. Apropiándose del lenguaje formal y utilizando la temática del Land Art en su relación con el territorio, María Fernanda hace uso de la piraña, un elemento cargado de implicaciones culturales. Este animal que se vende disecado en pisapapeles y llaveros como souvenir en los aeropuertos y centros turísticos, y representa lo ¿salvaje¿ y ¿exótico¿ de nuestra cultura ante el resto del mundo.
Esas relaciones que el hombre establece con la naturaleza, la imposición de un orden y significado ajeno a ella, son exploradas en su obra más conocida: Circo de Pulgas Cardoso, la única obra en la que aparece la artista como protagonista y en la cual, como en Ranas danzantes, el animal adquiere un carácter antropomorfo. Para esta obra, Cardozo hizo una investigación exhaustiva sobre los circos de pulgas y sobre las capacidades de las pulgas para hacer malabares, para después lanzarse con humor a dar funciones bajo el nombre artístico de Profesor Cardoso. En el circo, la artista actúa como domadora de un grupo de pulgas que son expulsadas por cañones o caminan por la cuerda floja haciendo referencia a la relación circo-arte y entretenimiento-ciencia. Desafortunadamente, debido a que el proyecto ya terminó, en esta retrospectiva sólo llegamos a ver la tienda del circo y un registro en video del performance, perdiendo así un poco el sentido de espectáculo que es parte esencial de la obra.
El problema de hacer una retrospectiva de una artista en la mitad de su carrera es el formato del evento y su carácter de algo definitivo. En principio, una retrospectiva es la celebración de la vida creativa de un artista en su totalidad; este tipo de exposición tiene un orden en el cual generalmente se muestran las primeras obras del artista, su evolución estilística e ideológica, y se termina con sus ¿obras maestras¿. En el caso de María Fernanda Cardoso, no se puede saber hasta hoy cuál es la ¿obra maestra¿, talvez el circo de pulgas que la lanzó al estrellato internacional o sus jardines verticales, que hoy por hoy tienen tanta relevancia mundial. Lo que sí se puede ver en este inventario de la producción artística de María Fernanda Cardoso es el compromiso simbólico con una temática recurrente y la afirmación de un lenguaje muy personal con el cual ha hecho un aporte fundamental al arte nacional. No se trata del uso de materiales no convencionales, uno de los aspectos que más llama la atención del espectador, ni de la belleza de sus estructuras, sino de su capacidad para alcanzar una verdadera conversación contrapuntual entre los lenguajes internacionales y los contenidos locales, sin caer en la moda o en el folclor. Ahora sólo queda esperar para ver cómo va a repercutir este ejercicio reflexivo en su obra futura.




 


 

Encuentre aqui toda la información de noticias ArtNexus.
 
  Busqueda Exacta


  Tipo
  Artista
  Autor