Artnexus Artnexus
     
     
 
 


Recordando un sueño
 

 
Exposición Individual
Ramón Carulla

ArtNexus #60 - Arte en Colombia #106
Mar - Abr 2006



Miami, Florida
Institución:
Coral Gables Public Library

Carol Damian


Ramón Carulla ha venido explorando la condición humana en pinturas, grabados y objetos en medios mixtos por más de treinta años y ha mantenido un apreciable elenco cuyos personajes son tan patéticos como divertidos. Carulla expone la vulnerabilidad de los seres humanos por medio de sus acciones, y sus personalidades nos resultan familiares a todos nosotros. En esta serie de 32 dibujos en tinta sobre papel se puso el reto de trabajar en blanco y negro, un medio que exige perfección desde la primera pincelada. Cada individuo es una combinación de dibujo espontáneo con áreas que sobresalen por su detallada naturaleza obsesiva. Al examinar de cerca lo que en principio parecen áreas sombreadas, la repetición de dibujos revela diminutas imágenes dentro de imágenes, escamas de pescado, plumas y otras marcas compulsivas. El artista no tuvo dificultad en trasladar a blanco y negro sus habituales personajes coloridos, ya que parecen adquirir un temperamento más filosófico en su nuevo y más bien serio disfraz.

Con el fin de investigar la psique humana, Carulla busca en sus propias experiencias como inspiración. Ha desarrollado un repertorio de símbolos personales para acompañar cada personaje, mientras rinde homenaje también a referencias universales. Botes, aves, bicicletas, ruedas y máscaras pueden interpretarse en muchos niveles, pero el artista les da una especial importancia al combinarlos con sus personajes con sus consabidos sombreros y parasoles, y pueden entenderse también con relación a las propias reflexiones del artista sobre la vida. Cada personaje está relacionado con un evento, y depende del espectador identificarlo como propio o como un sujeto que sólo puede ser visto como un enigma de la imaginación del artista.

A Carulla le encanta describir los recuerdos de épocas tan lejanas como su niñez o tan recientes como ayer, que pueden ayudar a dilucidar sus sujetos y sus actividades. No cabe duda de que con cada dibujo sus personajes parecen estar ocupados en un viaje a ninguna parte, al menos ninguna parte reconocible para el espectador ordinario. Desfilan en sus extrañas galas, solos o aislados dentro de un grupo, e incluso conversan, vestidos con ridículos trajes. De alguna forma están todos relacionados como seres humanos, o seres humanos en el proceso de metamorfosis hacia algún animal, que están preocupados por sus dificultades. Exteriorizan sus emociones, gesticulan y socializan como si no hubiera nada de malo en sus estrafalarias apariencias. Hay grupos en configuraciones que parecen botes que de ninguna manera pueden flotar y, en efecto, hacen alusión a las comunidades de exilados de South Florida y sus viajes, tan conocidos para el artista nacido en Cuba. The Last Voyage sirve de introducción a este repertorio de símbolos. Cuatro personas comparten una cesta/bote. Dos llevan puestos sombreros de pescado; uno, un sombrero hecho de una bota, y otro, uno de plumas. La persona que está al frente tiene alas, y todos parecen tener plumas: Carulla siempre estuvo fascinado por la idea de ángeles guardianes que, se dice, nos protegen cuando niños. Hay un parasol, una referencia a los trópicos y a los paseos que tantos latinoamericanos disfrutan y que es constante en sus obras. Una rueda es el recuerdo del último juguete que recibió de Santa Claus antes de que el mito fuera destruido, y un símbolo de viaje. Hay caballos y carruseles y actos circenses recuperados de los recuerdos de la infancia. Cada detalle tiene significado.

Los sueños son la inspiración para muchos de los títulos, y muchos explican la conducta irracional y la apariencia peculiar de sus sujetos tan reservados y enajenados. En Remembering a Dream, dos hombres (uno alado) están enfrascados en una conversación seria, pero sus absurdos trajes y sombreros hacen difícil creer en su asociación. No se supone que los sueños tengan sentido, entonces no es necesario explicar esta obra ni otras de la serie. La técnica de dibujar las plumas y otros detalles de la indumentaria es lo suficientemente sugestiva, en especial cuando describe sombreros. Carulla ha coleccionado sombreros toda su vida. Él ve en los sombreros, parte del guardarropa de toda persona, una industria de identidad y mascarada relacionada también con su interés por las máscaras. El aspecto del carnaval de Venecia presente en sus series es innegable. Los sombreros y las máscaras son transformativos y le dan al artista la oportunidad de explorar sus sujetos, a la vez que nunca revelan demasiado. Los dos añaden un toque de excentricidad y teatralidad debido a que se convierten en un recurso de disfraz y misterio. El teatro del absurdo de Ramón Carulla es su vehículo personal para investigar el estado de la condición humana, que, obviamente, es imposible de descifrar.




 


 

Encuentre aqui toda la información de noticias ArtNexus.
 
  Busqueda Exacta


  Tipo
  Artista
  Autor