Artnexus Artnexus
     
     
 
 


Alirio Rodríguez. Foto: Alicia Ferro T.
 

 
Obituario
Alirio Rodríguez
1934-2018

26/junio/2018




Victor Guedez



Hasta en los últimos días de su vida, Alirio Rodríguez ejerció la reciedumbre de su carácter para resistir hasta donde no podía más. Sin embargo, tuvo que despedirse el 2 de mayo, a la edad de 84 años.


Deja una oquedad que solo puede compensarse con la existencia de un legado que se redimensiona en un elevado aporte. Entregó su vida, toda su vida, a sus convicciones humanistas. Este compromiso era algo más que una coherencia; se trataba de una fidelidad arraigada que se desbordaba en una pintura neofigurativa de amplios despliegues y en un pensamiento inscrito en las ideas de un humanismo integral que, inspirado en Maritain, aspiraba a la realización de todo el hombre y de todos los hombres. Sus posiciones siempre fueron insobornables, incluso cuando la generalidad de los intelectuales del país y del continente cedían ingenuamente ante el canto de las sirenas de un socialismo idílico. Supo siempre resistir e insistir para mantenerse en la interioridad de una misma permanencia.


Pintar y escribir eran sus dos recursos de afirmación. El primero se afincaba en una fuerza expresiva de centrífuga resonancia, mientras que el segundo se inscribía en una centrípeta introspección que le permitía elaborar sus críticas a una realidad alejada de la justicia y la paz. No existían espacios infecundos entre los extremos marcados por estas dos inquietudes. Sus figuras siempre se inscribieron en connotaciones trágicas, en las cuales no se disimulaba la raigambre de lucha. En medio de esta atmósfera, sus personajes flotaban con un arrebato que también transmitía horror y miedo, pero sin claudicar. Desde los fondos siempre se presentaba la esperanza por vencer al sometimiento. Todo se planteaba en un enigmático cosmos, en donde se confrontaba el espacio más espectral de una dimensión infinita con la realidad íntima de una conciencia en el pleno ejercicio de su angustia existencial. El ser humano reflejaba a un ente abandonado en lo más incierto de lo desconocido y en abierta aceptación de un desafío.


 Ese planteamiento de poderosa exigencia crítica y denunciante que atendía su pintura se convertía en una reflexión más propositiva y analítica mediante sus manifestaciones escritas. Sus compromisos con la Nueva Figuración tenían sentido en el marco de un Nuevo Humanismo, y por eso se distanciaba de los temperamentos reactivos e ideologizados. Debe destacarse que, además del concepto de humanismo integral, Alirio Rodríguez se apoyaba mucho en la inquietante sentencia de Karl Jaspers respecto a que el hombre es, al mismo tiempo, impotente y poderoso. Es impotente ante los designios de la naturaleza y poderoso respecto a sí mismo. Estos sentimientos tuvieron siempre una presencia determinante en el desempeño creativo de Alirio Rodríguez, pero ellos se removieron particularmente durante sus últimos años, debido a la realidad venezolana. Él experimentó el dolor de patria y no fueron pocas las frustraciones que se desprendieron de percibir el proceso de fragmentación del país. Ahora su testimonio nos inspira en el necesario empeño de renovar esperanzas.





 


 

Encuentre aqui toda la información de noticias ArtNexus.
 
  Busqueda Exacta


  Tipo
  Artista
  Autor