Artnexus Artnexus
     
     
 
 


René Yáñez
 


René Yañez. El humo se pone en tus cejas
 


René Yañez. Ofrendas para la luna.
 

 
Obituario
RIP (Rest in Power) Que en el poder descanse. René Yañez
1942-2018

31/agosto/2018






Nos entristece reportar que René Yáñez, amado artista, grafitero, performista, curador y activista comunitario en San Francisco (California), falleció el 29 de mayo. 


Entre sus numerosos logros, en 1970 René cofundó la Galería de la Raza, galería sin ánimo de lucro, centrada en la comunidad, en la que se presentan artistas latinos y chicanos y sus allegados.


En 1972 Yáñez fue ficha clave para revivir la tradición mexicana del Día de los Muertos en el área de la bahía de San Francisco y popularizar la obra de los artistas mexicanos Frida Kahlo y José Guadalupe Posada. Fue un prematuro multiculturalista pan-latinoamericano, incitador interseccional, y fue muy querido por la misión del vecindario en el que vivió durante casi cincuenta años y por la comunidad internacional de fans y colegas.


Sin duda alguna, René fue uno de los artivistas más trabajadores del mundo progresista del arte Latino y más allá de este. En 2001 curó la muestra “Miradas chicanas: pintores norteamericanos al margen” de la colección esencial de arte chicano de “Cheech” Marin, y que fue reseñada como "quizás la exposición más completa que haya habido de arte chicano"; la muestra recorrió todo Estados Unidos durante cinco años.


En 1984, René dio inicio al grupo de comediantes chicanos Culture Clash y al legendario espacio Border Arts Workshop. En 2006 formó The Great Tortilla Conspiracy con su hijo Rio, proyecto en el que realizó miles de impresiones sobre tortillas durante presentaciones e intervenciones públicas a lo largo de los años. A finales de 2017, tras enterarse de que le quedaban solo algunos meses de vida, Yáñez y sus amigos curaron la muestra “Into the Fade”, una iluminadora retrospectiva de décadas de su visionaria obra en la Luggage Store Gallery. La exposición incluyó una amplia producción de obra reciente realizada desde el 2016, cuando la quimioterapia y las transfusiones masivas catalizaron en el artista vívidas alucinaciones y sueños visionarios que se convirtieron en parte de su cotidianidad.


Por las jerarquías raciales y económicas que dieron forma al mundo del arte mainstream y a la academia, nunca se dio a la obra de Yáñez el crédito internacional que merecía. Queremos cambiar eso en los próximos años con la publicación de un libro y una exposición de su legado, a fin de facilitar la activación total del René Yáñez Real Mission School Archive, que se encuentra en la Bancroft Library de la University of California, en Berkeley. 


A René no le importaba el venal mercado del arte con su cultura de la riqueza. Su impacto fue con frecuencia sutil, aunque ubicuo, en California y se divulgó por numerosas comunidades alrededor del mundo. René no tenía interés en ser el centro de atención, y su motivación, como la de cualquier verdadero revolucionario, eran “un gran sentimiento de amor” y una drástica ternura. Estaba dispuesto a utilizar “los medios que fueran necesarios” para apoyar a su amado vecindario y a cualquier artista o activista que luchara por la justicia social y la belleza estética.


René nos mostró a todos cómo llevar una organización de arte con integridad y sin comprometerse éticamente. Tenía la convicción de que la curaduría y la organización política podían ser formas de arte en y por sí mismas, décadas antes de que la academia y el arte del mainstream intentaran alcanzar sus altos estándares de responsabilidad comunitaria y de “práctica social”. Nos enseñó que el racismo es inaceptable en cualquier práctica creativa y que la diversidad cultural de amplio espectro lograba una mejor y más valiosa programación, que podía utilizarse como herramienta para la justicia social, en vez de solo mantener el statu quo. Creía en la sostenibilidad social y económica local, combinada con un alcance y programación internacionales. 


Fue un impecable dandy de la vieja escuela, un genio modesto en el campo de la cultura, absolutamente decente, una fuerza suave y a la vez feroz para cambiar el mundo. Fue también un proto-punk. De manera elegante y campante cruzó todas las fronteras, todos los círculos sociales y todas las líneas dibujadas sobre la arena, incluida la que está entre nuestro ambiente mundano y el plano de la existencia en el que se encuentra ahora. Murió como vivió, serenamente, con un travieso sentido del humor y con una gran aura de propósito, como un Bodhisattva que tiene en cuenta su próxima reencarnación.


¡El legado de René lo mantendrá presente por siempre!


Más información sobre el proyecto de René Yáñez ¡Presente!: mweber@booklyn.org


 



Con respeto,


Marshall Weber & Guillermo Gómez-Peña





 


 

Encuentre aqui toda la información de noticias ArtNexus.
 
  Busqueda Exacta


  Tipo
  Artista
  Autor